Bandera 1887-1881
Flag of Mexico (1823-1864, 1867-1968).png
Flag of Mexico (1823-1864, 1867-1968).png

Segunda Bandera Nacional (restaurada). Sin haber sido suprimida su vigencia acompañando al presidente Benito Juárez, y una vez restablecida la República, continuó en vigor hasta 1934. Sin embargo hubo cambios en el Escudo de Armas en 1881.
La Toma de la Ciudad de México de 1867 tuvo lugar el 21 de junio de 1867 en las afueras de la Ciudad de México en el Distrito Federal, México, entre elementos del ejército mexicano de la república, al mando del Gral. Porfirio Díaz contra las tropas al servicio del ya destituido Segundo Imperio Mexicano al mando del general Ramón Tavera, compuesta de soldados conservadores mexicanos y algunos franceses que se habían quedado protegiendo la ciudad mientras Maximiliano residía en Querétaro, durante la Segunda Intervención Francesa en México.

Antecedentes

El Gral. Porfirio Díaz sitió la Ciudad de México con la decisión de tomarla por asalto. Al ser informados del avance de fuerzas republicanas al mando de Díaz, los últimos defensores de la ciudad, acordaron para evitar todo tipo de enfrentamiento izar una bandera blanca para el amanecer del día 20 de junio de 1867, y así dejar paso a las fuerzas victoriosas. El Gral. Alatorre, se dirigió a entrevistarse en representación del Gral. Díaz con la comisión que entregaría la ciudad de acuerdo a un acuerdo con ciertas garantías. El Gral. Alatorre aceptó dichas garantías aunque no aseguro poder resguardar la seguridad de los habitantes, a lo que aceptó la comisión que regresó a la ciudad, sin embargo el Gral. Alatorre no llegó en las fechas acordadas a lo que Díaz, ya muy impaciente por su retardo y al no conocer la respuesta de la rendición de la plaza, optó por la batalla.

Batalla

Al ya tener sitiada la ciudad, el Gral. Porfirio Díaz ordenó un despliegue inmediato de tropas en puntos estratégicos, preparándose para el asalto. El Ejército Republicano pronto rompió fuego sobre la ciudad ocasionando algunas bajas a los imperialistas que inmediatamente izaron una bandera de rendición, entregando la ciudad de manera incondicional. Poco tiempo después, el Gral. Díaz encabezaría los festejos con los que se recibió a Benito Juárez a su entrada a la capital.